martes, 10 de mayo de 2011

Introducción


En Argentina, a  principios del siglo XX se evidenciaban profundas desigualdades políticas, sociales y económicas.
La continuidad en el poder de la clase dominante, basada en el desarrollo del modelo agro exportador y el fraude electoral,  neutralizaba los diferentes intentos de organización de un frente político y social que pudiera dar respuestas a los reclamos de la clase media y a la creciente masa  de trabajadores, tanto  urbanos como rurales. 
La organización de la clase media y  la aprobación de la Ley Sáenz Peña,  produce la llegada del radicalismo al gobierno, las presidencias de Irigoyen y Alvear produjeron ciertos  cambios políticos pero no cambiaron la matriz del  modelo económico ni tampoco  la desigualdad social.
 
Los efectos de la 1º guerra mundial, la reorganización internacional, el nacimiento de nuevos imperios, configuran  un nuevo escenario  geopolítico.
La crisis del capitalismo como consecuencia de la caída de la Bolsa de Nueva York y las diferencias internas del radicalismo desencadenan el 1º Golpe de Estado. Reaparece la oligarquía terrateniente junto con los sectores conservadores del ejército dando nacimiento a la denominada “década Infame”.

Los movimientos migratorios pasan a ser internos y se concentran en las grandes ciudades,  apareciendo un nuevo sujeto social, el trabajador fabril, como consecuencia de la industrialización por sustitución de las  importaciones que  comienza a desarrollarse en nuestro país. La muerte de Irigoyen deja sin referente a la clase media y a los sectores populares. 



Emergen  nuevos protagonistas que se  nuclean en distintos grupos sociales, se distinguen por sus planteos los intelectuales de FORJA, que juntos a dirigentes obreros denuncian al régimen proponiendo  alternativas políticas democráticas e inclusivas.

 
Apoyados por un abanico social importante se produce la llamada Revolución de los Coroneles en 1943 y desde la  Secretaría de Trabajo y Previsión Social surge el  coronel Juan Domingo Perón, como  ejecutor de las reivindicaciones políticas, económicas y sociales de la mayoría de los trabajadores argentinos. 




En este sentido, la acción solidaria  encabezada por  Perón, en  ayuda a los damnificados por el terremoto de San Juan,  referencia su figura en el gobierno nacional y provoca el primer contacto con Eva Duarte, es el nacimiento de una relación de amor y de lucha.





Las reacciones de los sectores oligárquicos y conservadores logran hacer renunciar al Coronel quien es luego detenido en la isla Martín García. Este acontecimiento provoca la reacción popular del 17 de octubre,  día en que los trabajadores irrumpen en la política nacional y el momento que el Coronel Perón se transforma en el “primer trabajador” y líder de los trabajadores argentinos y comienza el camino a la presidencia de la Nación.

 
El gobierno de Edelmiro J. Farrel inicia el camino a la recuperación democrática. A fines  de octubre  derogó el decreto que disolvía los partidos políticos y se disponía la devolución de sus bienes y locales.
El 13 de noviembre  el Ministro del Interior, Coronel  Bartolomé Descalzo  realiza la convocatoria a elecciones nacionales para el 24 de febrero, en medio de un país convulsionado por las movilizaciones y expresiones de diferentes sectores sociales.



La Mesa Directiva de la Unión Cívica Radical informa al día siguiente la integración del partido en la Unión Democrática, integrándose a las “fuerzas democráticas argentinas con los partidos Socialista, Demócrata Progresista y Comunista”.

La Unión Democrática  proclama el 9 de febrero como candidatos a dos militantes radicales antipersonalistas, José Tamborini – Enrique Mosca, cuenta con la adhesión y abierta colaboración del embajador de Estado Unidos Spruille Braden.


 
El martes 12 de febrero el Partido Laborista proclama a sus candidatos: el Coronel Juan Domingo Perón, líder de los trabajadores como Presidente y al Dr. Juan Hortensio Quijano, fundador de la Unión Cívica Radical Junta Renovadora, nacido en Corrientes, que pasara sus años de adolescentes en C. del Uruguay, viviendo en la frater y cursando sus estudios secundarios en el Colegio del Uruguay, como Vicepresidente.





La campaña electoral tuvo matices y ribetes que quedaron grabados  en la memoria colectiva, a las importantes concentraciones públicas realizadas por los  candidatos, se sumarán las  expresiones culturales y propagandistas de mucho ingenio, fue Perón quién establece como síntesis de campaña la frase “Braden o Perón” que se reflejará en  base a la tiza y el carbón, a lo largo y ancho del país. 




Si algo conmovió la cálida campaña estival fue la publicación del  Libro Azul,  dado a conocer el 12 de febrero en Washington, Estados Unidos,  donde se  denunciaba al gobierno y fundamentalmente a Perón,  vinculándolo con las potencias del Eje y de haber tenido complicidad con el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial.

El día 22, a dos días de las elecciones, se conoció la publicación del Libro Azul y Blanco cuyo autor era Juan Domingo Perón, quién denuncia el intento yanqui de “salvar a la oligarquía argentina…”  y afirma que “El Señor Braden ha pretendido denunciar la situación argentina como una lucha de la democracia contra la tiranía nazi, cuando lo que existe, no es otra cosa que una revolución esencialmente democrática contra una oligarquía expoliadora y antinacional”, que se resiste a perder su influencia en el Estado” y al “advenimiento al poder de nuevas fuerzas sociales”.

 
El domingo 24 de febrero de 1946, en las elecciones presidenciales,  triunfa Perón, obteniendo un millón y medio de votos frente a un millón doscientos mil de la Unión Democrática. El triunfo se repite en la mayoría de las provincias. El total de población nacional era un poco más de 15 millones  de habitantes.

En nuestra provincia resulta ganador el Partido Laborista, es  electo Gobernador el Dr. Héctor Domingo Maya, joven profesional de la ciudad de Gualeguaychú y militante de la
UCR Junta Renovadora  y como Vice Gobernador a  Luis Chaile, de Concepción del Uruguay, quienes obtiene el 47% de los votos, alcanzando los 77.587 votos superando a la Unión Democrática, integrada por Fermín Garay – José S Míguez, quienes obtuvieron  el 38,3%, logrando 62.469 votos. La población entrerriana rondaba los 780 mil habitantes. 

Es importante señalar que solamente estaban autorizados a votar los varones empadronados.

Una nueva organización conducida por Juan Domingo Perón y acompañada por la fuerza y la juventud de Evita, triunfa sobre la vieja estructura que se aglutina en la Unión Democrática y a la  embajada norteamericana.
Es el comienzo de una nueva nación, una nueva forma de hacer política, donde el estado asume un rol protagónico en el diseño político, económico y social, se pasa de una economía agro exportadora dependiente a una economía planificada, con desarrollo agrario e industrial, con servicios públicos nacionalizados, con explotación de los recursos naturales y energéticos, con la creación de leyes  y tribunales obreros, con la creación de escuelas, hospitales y universidades para los obreros, la reforma de la constitución como sustento jurídico de la nueva argentina, el voto femenino, obras públicas a lo largo y lo ancho del territorio, se fomenta el deporte,  renace la solidaridad y el cooperativismo, en fin obras que se sintetizan en los postulados emitidos por Perón: “soberanía política, independencia económica y justicia social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada